Área Metropolitana de Barcelona
612 47 73 14
info@taxiwififree.com

Monumento a Álvaro Cunqueiro

EL TAXI DEL FUTURO, AHORA EN TUS MANOS!

Monumento a Álvaro Cunqueiro

Monumento a Álvaro Cunqueiro

Monumento a Álvaro Cunqueiro en Barcelona

El monumento a Álvaro Cunqueiro es una busto realizado en piedra.

SITUACIÓN: Plaça d’Alvaro Cunqueiro ( Vilapicina i La Torre Llobeta )
TIPO: Busto
AUTOR: Guillermo Feal Otero

En la inscripcción figura: SAUDADE / ALVARO CUNQUEIRO

Crónica del Monumento a Álvaro Cunqueiro

La Agrupación Cultural Gallega Saudade espoleó la dedicación de una plaza al escritor Álvaro Cunqueiro (Mondoñedo, 1912 – Vigo, 1981).

Tal y como hizo también con otro rincón urbano, dedicado a otro escritor gallego, Castelao.

En el caso de Cunqueiro la plaza se encuentra en el barrio de Vilapicina, y su autor es Guillermo Feal Otero, escultor de El Ferrol.

Fue inaugurada el 30 de noviembre de 1994 por el alcalde de Barcelona, ​​Pasqual Maragall.

Además de por el presidente de la Xunta de Galicia, Manuel Fraga, y el secretario general de relaciones con las Comunidades Gallegas, Fernando Amarelo.

Ubicar en una plaza de la bien llamada Ciudad Condal un busto de Álvaro Cunqueiro es hacer honor a uno de los grandes de la literatura de Galicia tanto en lengua castellana como gallega.

Se trata de una obra realizada por Guillermo Feal Otero (Fene, A Coruña, 1924), la biografía artística se desarrolla básicamente en Ferrol.

Su punto de partida ha sido el mundo de la ebanistería, pero su habilidad y vocación lo llevaron al estudio del dibujo y de la pintura al tiempo que el de la escultura.

Una etapa corta en la Escuela de Artes y oficios de Santiago, donde tuvo como maestro a Aldrey.

Completó una formación que se hizo patente, sobre todo, en diversa imaginería de tipo religioso.

El paso de Feal del uso de la madera a otros materiales encuadra en 1955, cuando realizó una imagen del Sagrado Corazón de Jesús, en mármol, para una iglesia de Lugo.

Desde entonces utilizará el bronce además de diferentes tipos de piedra.

Al igual que sucede con la escultura que representa Castelao en la plaza barcelonesa que lleva su nombre, la palabra «Saudade» figura en la inscripción que cita al personaje en cuestión.

Se debe recordar que Cunqueiro es la fantasía de Galicia acaecida literatura, que su imaginación desbordó todos los márgenes del espacio y del tiempo para ofrecernos un mundo nuevo.

El cunquerià, donde se vive desde posiciones generadoras de una interminable y muy subjetiva creación de los más variados personajes y acciones.

En el que la lógica de las cosas poco o nada tiene que ver con los protagonistas y los eventos.

Cunqueiro trazó un mundo literario sumamente amplio en intereses.

Bien es cierto que destaca como novelista pero también como dramaturgo.

Su vida, al fin, se ha de reconocer también desde la óptica de un periodismo ejercido con vocación.

No hay que olvidar, por otra parte, su interés por la gastronomía, que se concreta, por ejemplo, en ese libro singular titulado la cocina cristiana de occidente.

Un buen retrato de Cunqueiro maduro, correctamente caracterizado en el tratamiento del rostro, es lo que se pretende aportar por Feal en este caso.

Se trata, en definitiva, de una visión sucinta, evocadora a finales de aquel Álvaro Cunqueiro que honró, desde la imaginación, las letras gallegas y castellanas.

Sus numerosos méritos justifican la dedicación que se le hizo en 1991 del Día das Letras Galegas.

 

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies